martes, 3 de mayo de 2011

Daniel Peces Ayuso.

LAS SEGUIDILLAS


Mira, para un poco y sientate a la vera de la garganta, escucharás la vida pasar, y seguir su camino hacia el mar...

                                                                    Las seguidillas.

      Sin lugar a dudas estamos ante una de las piezas instrumentales, cantadas y bailadas, más antiguas y genuinas de cuantas ha mantenido la cultura y tradición oral castellana.
Sinembargo hablar de las Seguidillas, es hablar de uno de bailes de parejas, más antiguo y
genuino de la península Ibérica Hispánica. Sirviéndose del plural (Seguidillas) para designar
al canto, melodía y danza. Mientras que cuando utilicemos el singular (Seguidilla) nos
ceñiremos exclusivamente a su forma y estructura literaria. Forma literaria, que se mantiene
a través del tiempo. Y que se basa en la siguiente fórmula; Cuatro versos breves,
heptasílabos los impares. Y pentasílabos los pares. Rimando estos últimos en asonancia generalmente, o bien siendo aconsonantados. Por ejemplo:


A la luna de enero,
                                                       le falta un día.
                                                    Y a ti te fata menos,
                                                         para ser mía.

      En otras ocasiones excepcionales los versos de la rima,  concretamente
los pentasílabos, devienen en  hexasilabitos. Acentuándose sus sílabas ,5º o finales.
Por ejemplo:

                                                   Por San Juan hizo un año.
                                                        Por San Pedro dos.
                                                   Que te entregué las llaves,
                                                           de mi corazón.

      En algunas ocasiones se agregan tres versos más. De los que el primero y el tercero son de cinco sílabas (o seis, si la última sílaba va acentuada). En este caso el segundo verso suele ser  heptasílabo y queda libre. Por ejemplo:


                                        Tu y yo nos parecemos,                                   
                                            mucho a la nieve.                                              
                                      Tú en lo blanca y en lo pura.                           
                                            Yo en deshacerme.                                            

                                                Y ese es el modo,                                              
                                          de que nuestro cariño,                                      
                                              se oculte a todos.                                               
          
      La etimología de la palabra “seguidilla”, puede venir dado por la forma continuada o seguida, de ejecutarlas, como veremos posteriormente. Aunque esto no está aclarado. De hecho descifrar el origen de las Seguidillas es una tarea imposible. Ya que no hay datos que nos orienten al respecto, al tratarse de una pieza creada en el ámbito rural español. Y transmitida de generación en generación, a través de la tradición oral. Sin embargo si tenemos datos a cerca de la forma literaria de la Seguidilla. Utilizada por los poetas cultos de los siglos XIII - Jarchas romances jocosos- XIV, XV y XVI.

      De este modo la Seguidilla culta o literaria, recoge y ordena las formas antiguas y tradicionales. Ajustándolas a normas y medidas concretas, que dependen y varían de unas comunidades autónomas a otras. Formas de las que se sirvieron poetas y escritores reconocidos, para expresar los sentimientos y emociones deseados. Dicho de otro modo, la Seguidilla culta del siglo XV, recoge y ordena las formas tradicionales populares anteriores. Pero en esta forma culta de la Seguidilla literaria medieval, no aparece reflejado ni el baile, ni la música que la suele acompañar.

      Tenemos que esperar a los tiempos de los Reyes Católicos, y concretamente a la publicación de “El Cancionero de Palacio”, para encontrar las primeras referencias escritas de las Seguidillas instrumentalizadas. Sin embargo no puedo afirmar que estas formas de los siglos XV y XVI, no fuesen el resultado de la recogida y puesta a punto de formas existentes anteriormente, como os comentaba. Formas tradicionales y populares del ámbito rural ibérico ancestral. De las que se sirvieron los escritores y músicos cultos de la corte castellana medieval. Y que perviven con las formas tradicionales en el ámbito rural.

      Sin embargo es a partir del siglo XVI cuando las Seguidillas se convierten en “baile principal” español. Siendo a partir de este siglo cuando aparecen las primeras definiciones tanto de la seguidilla, como de las seguidillas. En no pocas e interesantes referencias bibliográficas, de los escritores cultos del siglo de Oro español. Personajes eruditos en cuyos escritos o novelas, nombran a las Seguidillas como danza principal. Tanto en los pueblos y aldeas rurales, como en las grandes ciudades y la corte. Sirva como ejemplo el comentario que Guzmán de Alfarache, hizo en dicho siglo. Afirmando que: “Las Seguidillas arrinconaron a la Zarabanda”. Dándonos uno de los primeros datos de su forma, no solo poética o musical. Sino de su contenido coreográfico. Y marcando las formas y estilos que han llegado hasta nuestros días. Formas y estilos que abarcan una ingente variedad y riqueza de formas de interpretarlas. Ciñéndose generalmente en compases de 3x4 o 3x8. Tañéndolas siempre en tiempo movido o Alegretto, y tonos mayores  (Re y La, en ambas Castillas y en Mi en las andaluzas) (rara vez se interpretan en tonos menores o en ambos combinados). Aunque hay gran variedad de estilos y formas de interpretarlas, generalmente las Seguidillas tienen cuatro partes bien diferenciadas.

La Introducción. Esta parte es enteramente  instrumental y con un número variable de compases (tres o cuatro) y sirve de preludio o aviso a los danzadores y danzadoras. Que esperan con una pose elegante, el comienzo del baile.

La Salida: En esta segunda parte entran las voces solistas de los cantadores. Con cuya voz sale o aparece a modo de introducción o aviso. Adoptando y manteniendo los bailadores una pose elegante y bizarra. Desarrollándose en tres compases más o menos completos.

La Vuelta: Esta tercera parte sirve a modo de salida para comenzar los diferentes pasos y coreografías. Solo que en este caso es enteramente instrumental o melódica. Ocupando otros tres compases.

La Copla: Es en esta cuarta parte, enteramente cantada, cuando empieza el baile propiamente dicho. Ejecutando los diferentes pasos y movimientos coreográficos. Ocupa nueve compases (repitiéndose en algunas ocasiones dos veces, y sumando un total de doce compases entre las dos partes (sin contar las posibles repeticiones). Tras la tercera ejecución de la Copla , un acorde de tónica pone el punto y final a la Seguidilla, con el característico “Bien Parado”.  O pose bizarra y elegante, con la que han de rematar. Para volver a empezar y repetirlo todo otras tres veces más. Haciendo un total de cuatro veces.

En cuanto a la métrica de las coplas, decir que suelen ajustarse a las siguientes medidas:


Copla 1º      -     Copla 2º (o repetición de la 1º)     -     Copla 3º(o repto. de la 2º)

2º   verso                                                                                      2º verso
2º   verso
1º   verso                                                                                      3º verso
1º   verso                     De una cuarteta
2º   verso                                                                                      4º verso
2º   verso                     nueva, distinta
1º   verso                                                                                      3º verso
3º   verso                     de la anterior
2º   verso                                                                                      4º verso
4º   verso
 
 
      Siendo esta combinación, la forma más representativa y característica de su composición.  Aunque no es la única.  Otra forma menos usual es la Seguidilla de siete versos. En este caso la cuarteta entra en las Coplas 1º y 2º vez; el terceto en la final de cualquiera de las maneras que siguen:

                               Copla 3º vez                                                  Copla 3º vez

                               1º verso                                                             1º verso

                               2º verso                                                             2º verso

                               3º verso                                                             1º verso

                              2º verso                                                              2º verso

                              3º verso                                                              3º verso

       Por otra parte la ejecución del canto, es interpretado generalmente por una voz solista (tanto femenina, como masculina). Siendo los instrumentos más usuales; la guitarra, el laúd, la bandurria (estos instrumentos cordófonos, cantan entre sí a la octava y en terceras). Así como varios instrumentos de percusión, entre los que destaco los siguientes; Triángulos o “yerros”, Almireces, calderillos, cucharas, botella de anís, sartén, cántaro, panderos y panderetas, etc.(estos instrumentos de percusión marcan y adornan las partes fuertes de los compases, convirtiendo las fusas en dos semicorcheas) y por supuesto las castañuelas o crótalos con los que se acompañan los bailadores.

Mari Bel de La Adrada preparada para bailar Seguidillas de Ávila.
                                                                   

       Tales ajustes, modelos o medidas tienen diferentes variantes dependiendo del lugar de origen o de los diferentes gustos o estilos dependiendo de las comarcas en las que se ejecutan.

      Sin embargo es en el siglo XVII, cuando las Seguidillas adquieren su máxima representación en todo el territorio español. Incluyéndose en todos los acontecimientos y festejos relevantes Castellanas. Hasta tal punto que no hay función u obra teatral, que no incluya en su repertorio y representación, la ejecución de tal baile. El mismo D. Miguel de Cervantes y Saavedra dejó escrito a cerca de las Seguidillas. “...Era el brincar de las almas, el retozar de la risa, el desasosiego de los cuerpos, y finalmente, el azote de todos los sentidos...” Y es que como decía  el profesor García Matos; “Si las Seguidillas conquistaron el espíritu del noventa por ciento del solar hispánico. Fue por su cautivadora gracia, exaltada alegría, elegancia y por ser una actividad sumamente placentera”.

      En dicho siglo XVII, las Seguidillas son adoptadas como baile más representativo y querido en las principales ciudades españolas. Especialmente en la capital del reino. Madrid. Ciudad en la que las seguidillas formaban parte de la actividad y vida cotidiana de los madrileños. Al recoger en su forma literaria y en su forma coreográfica y musical, el sentir del pueblo. Buenos ejemplos de lo dicho pueden ser los comentarios del novelista castizo D. Francisco Santos;

      “..Un muchacho cantando seguidillas al ruido que hacía tocando en un jarro con los cuartos que llevaba...”  “... media docena de mozos que con una guitarra iban tocando seguidillas...” “... en un sitio una tropa de picarillas de mantilla, revueltas con otros tales como ellas, pícaros desgarrados, y al ruido de un pandero cantaban seguidillas. Y gente de buen hábito alrededor oyéndolos y gustando que no cesase la bulla...”  “...  un baile gobernado por un pandero, que la que lo tocaba, nada lerda, le adornaba de mil seguidillas, con que daba sainete a los que golpeaban las castañuelas...” “... orillas de un arroyo..., lavando una mozuela desenvuelta y cantora maestra en seguidillas...” etc.

      De este modo nos podemos dar una idea de la gran profusión que tubo este baile. En el que no había momento, fiesta profana o religiosa. O diversión individual o colectiva, en la que no estuvieran presentes. Baile que se acompañaba siempre con el tañido de las castañuelas. Decía   
D. Francisco Santos al respecto de las castañuelas; “... tienen los bailadores puestas unas castañuelas que parecen hechas de cuatro artesones. Y tíranse unas puñadas de ruido, que se hacen pedazos las sienes. Y como se van cansando los que bailan, van ocupando su lugar otros...” de tal modo que no solo nos indica de la importancia de las castañuelas a la hora de bailar esta pieza tradicional, sino del tamaño o forma de las mismas. Y del carácter de danza de relevos por parejas de la misma.

      La pasión y gusto por las seguidillas alcanzó el siglo XVIII. Extendiéndose a las clases más altas y cultas, que pronto las incluyeron en sus saraos y fiestas palaciegas. Refinándose cada vez más y mejor, tanto sus melodías. Como los instrumentos y por supuesto los pasos y coreografías. Hasta tal punto que en dicho siglo aparecen los primeros compendios o colecciones escritas por maestros de danza. Describiendo las formas de realizar este baile. Siendo la primera de ellas la que escribió D. Juan Antonio de Iza Zamacola y Ozerin (conocido popularmente como D. Preciso) Teniendo tal aceptación que pronto aparecen más, y más libros destinados a divulgar este baile tradicional. El mismo D. Preciso, nos indica que allá por el año 1.740 el maestro de baile cortesano D. Pedro de la Rosa “reduxo las Seguidilla y el Fandango, a principios y reglas sólidas...” Aunque tal escrito no nos ha llegado hasta nuestros días. D. Preciso  si dejó constancia de esa forma culta y generalizada de bailarlas en su época. Aunque a decir verdad, su descripción es algo superficial. Y tal impulso copilador se le debe el interés de este maestro, por dejar constancia de los bailes principales de su tiempo. Para que no se olvidara y perteneciese a las generaciones futuras. Como paso con otras danzas tradicionales anteriores (Folias, Gallardas, Chaconas, Zarabandas, Zaranbeques, Xácaras, etc.) De las que poco más que el nombre sabemos. La descripción que D. Preciso hace de la forma de bailar las Seguidillas es la siguiente:


Angelines de La Adrada bailando Seguidillas Corridas
                                                                                     
      “Luego que se presentan de frente en medio de una sala dos jóvenes de uno y otro sexo a distancia de unas dos varas, comienza el ritorneo o preludio de la música. Después  se insinúa con la voz la seguidilla, cantando si es Manchega el primer verso de la copla. Y si es bolera los dos primeros versos. En los que solo se han de ocupar cuatro compases. Sigue la guitarra haciendo un pasacalle. Y al cuarto compás se empieza a cantar la seguidilla. Entonces rompe el baile con las castañuelas o crótalos, continuando por espacio de nueve compases. Que es donde concluye la primera parte. Continúa la guitarra el mismo pasacalle, durante el cual se mudan al lugar opuesto los danzantes. Por medio de un paseo muy pausado y sencillo. Y volviendo a cantar al entrar también el cuarto compás, va cada uno haciendo las variaciones y diferencias de su escuela, por otros nueve compases, que es la segunda parte. Vuelven a mudar otra vez de puesto. Y hallándose cada uno de los dos danzantes donde principio a bailar,. Sigue la tercera parte en los mismos términos que la segunda: Y al señalar el noveno compás cesan a un tiempo y como de improviso la voz, el instrumento y las castañuelas. Quedando la sala en silencio y los bailarines plantados sin movimiento en varias aptitudes hermosas, que es lo que llamamos Bien parado”.

      De estas palabras escritas deducimos que; primero. Se trata de un baile culto que se enseña en escuelas dirigidas por maestros especializados. Segundo: que hay al menos dos tipos diferentes de seguidillas; boleras, corridas o Manchegas. Termino este último que indujo a algunas personas a pensar erróneamente, que es la Mancha castellana su solar de origen. Y tercero: tales formas coreográficas se mantienen, con escasas variaciones, hasta nuestros días y se hacen extensibles al Bolero, del que varían ligeramente. Siendo el bolero, así como las sevillanas y la Sardana Curta catalana, entre otros bailes, variantes de esta danza antigua castellana.

Silvia de la Adrada bailando Seguidillas Corridas.
                                                                                                                                  
Es importante señalar la aparición en Madrid y posteriormente en Sevilla, de sendas escuelas de baile llamadas “Escuelas Boleras”. Las cuales crean y recrean la gran riqueza y variedad de pasos y coreografías existentes. Culturizándolas y diferenciándolas de las seguidillas que se mantenían en el ámbito rural. Añadiendo en dichos casos, movimientos elegantes, nuevas poses y estilos. Así como el gusto por el uso de la punta de los pies y los característicos braceos, herederos de las antiguas academias clásicas de baile español. Pudiéndose bailar por una pareja o más, en cuadros, hileras o círculos (o dobles hileras y dobles círculos) Dependiendo del gusto y escuela a la que pertenecía cada una de las diferentes Seguidillas castellanas. Y por supuesto un “Bien parado” final que da a esta danza, su más característica impronta al finalizar la tercera copla.

      En cuanto a los pasos y coreografías, la variedad y riqueza es ingente. Hay pasos y coreografías propias y exclusivas de localidades concretas. Pero también existen algunas generalidades, que paso a comentaros.

      Las Seguidillas más usuales suelen ser las Corridas y las Manchegas. En el caso de las seguidillas Corridas, suelen tener un paso básico sencillo, del cual parten todas las demás variantes. Dicho paso recibe diferentes nombres según las procedencias. Pero es una “Cherquésia”” o paso “Simple o Cruzado”. Algunos de los pasos o variantes más usuales son: Simple con vuelta en un tiempo. Simple con vuelta en tres tiempos. Simple con cruce. Simple doblado, Simple por detrás. Simple por detrás con vuelta. De frente simple. De frente con vuelta. De frente con vuelta y cruce. Por delante o por detrás.

      Mientras que en las seguidillas Boleras, la riqueza y complicación de los pasos y coreografías, suelen ser más complicados. Al ser herederos de las diferentes escuelas boleras de Madrid. Y en este caso suele haber más de un paso básico, del que parten todas las demás variantes. Siendo los más utilizados y generalizados, el paso llamado “Matalaraña” y el paso llamado “Bolero” y que coincide en forma con el primer paso de las Sevillanas. Al ser este baile, hijo directo de las Seguidillas castellanas, de las que toma su forma musical y coreográfica con las lógicas adaptaciones del estilo y carácter propio andaluz. Algunos de los pasos o variantes más usuales son: Paso de Bolero con cuatro Puntas. Paso de Bolero con dos saltillos, con o sin vuelta completa. Paso de Bolero con tres saltos, con o sin vuelta completa. Paso de Bolero con Vuelta.

      Otros pasos básicos menos usuales son; “Espatarrao”, “Saltado”, “de Enuve”, “de Espaldas” o “el Corrido” entre otros. En cualquier caso todas las Seguidillas se comienzan con el pie derecho, por lo que el efecto de las parejas suele ser “a contra espejo” o “cruzadas”. Perdurando sin apenas variaciones, hasta el siglo XIX. Fecha a partir de la cual entran en clara decadencia. Perdiéndose en gran parte del territorio español y quedando adscritas a la mitad sur y especialmente a las provincias castellano manchegas, andaluzas y levantinas, donde siguen siendo el baile principal. Sirva para ilustrar dicha decadencia las rotundas y poéticas palabras que dejó escritas el maestro D. Antonio Flores;

       “... La Seguidilla, el fandango, la jota y el bolero, andan desde entonces perdidos sin hallar un rincón en donde guarecerse. La castañuela esta triste, el pandero roto y la guitarra y la bandurria se habrían ahorcado si les quedase una cuerda para hacerlo.”

           Aunque a decir verdad, las seguidillas no llegaron a desaparecer, aunque sí las escuelas Boleras y el gusto que por ellas sentían los personajes bien situados o de clase alta. Quedando su creación y transmisión en manos de los ciegos y cantadores tradicionales, de cuyas manos tenemos no pocos y hermosos ejemplos.


Las Seguidillas en la Vera Alta de  Gredos y Valle del Alberche. Una reliquia en las tierras de la Castilla Vieja. Un ejemplo de las seguidillas tradicionales.

      Del mismo modo que en el resto de la península ibérica, las Seguidillas en estas hermosas comarcas abulenses de la Extremadura castellana. Se trata de una pieza literaria, musicada y coreografiada de cuatro versos. El primero y tercero heptasílabos sueltos, y el segundo y cuarto pentasílabos. Sin olvidar las Seguidillas inversas (pentasílabos los versos impares y heptasílabos los pares)  con la adición de tres versos (5-7-5) conocida popularmente con el nombre de Jarcha, Bordón o Estribillo. Dándose una variante compuesta, con asonancia en los versos primero y tercero.  Ajustándose  a las partes cuatro partes que la componen (preludio instrumental, mas una parte cantada y un interludio de guitarra llamado “falsete”, al que sigue el canto de la copla, que se repite tres veces. Alternándose los compases 3x4 y 3x8.Siendo estas tierras abulenses, uno de los pocos lugares en la actual donde las Seguidillas siguen siendo uno de los bailes principales, y más representativos de la tradición oral. Concretamente las poblaciones de los valles del río Alberche y la cabecera del Valle del Tiétar. Poblaciones que se sitúan cerca de la provincia de Madrid y el norte de la Toledo. Y de las que reciben no pocas influencias. Influencias que se ven reflejadas, en el rico patrimonio cultural de estas amplias comarcas montañesas. Dicha riqueza viene abalada, por el mantenimiento y transmisión interrumpida, de la cantidad y calidad ingente de manifestaciones folclóricas. Contando cada población independientemente, de un tipo especifico y peculiar de seguidillas. Que llegan a representar e identificarse con el lugar de origen. Tomando el nombre propio de la localidad, en la que se realizan e interpretan. Así aparecen recogidas, las afamadas seguidillas de El Barraco, Navalmoral de la Sierra, Navaluenga, Burgohondo, Cebreros, el Tiemblo, en el Valle del Alberche. A las que hay que añadir las de La Adrada, Piedralaves, Casavieja, Gavilanes, Mijares, Ramacastañas, el Hornillo, Arenas de San Pedro O Ramacastañas, El Barranco de las Cinco Villas, en el Valle del Tiétar. Apreciándose similitudes y diferencias entre las Seguidillas de la comarca del Alberche, con respecto a las del Valle del Tiétar. Las similitudes vienen dadas, entre otras cosas,  por el contexto en el que se realizan aún hoy en día en ambos Valles (fiestas de quintos y carnaval. Y sobre todo en las fiestas patronales principales dedicadas a los diferentes patronos locales) Advirtiéndose evidentes diferencias entre las poblaciones que limitan con la provincia de Madrid (como Cebreros o el Tiemblo entre otras) Las cuales incluyen en sus pasos y coreografías los estilos e influencias, de los refinados pasos creados por las escuelas boleras madrileñas del siglo XVIII. Respecto a las poblaciones serranas. Tanto de la vertiente norte, como de la vertiente sur. Suelen ser más sencillas y alegres que las anteriores. Pues suelen bailarse con un único paso. Concretamente con Cherquésias o alguna de sus más sencillas variantes. Otra diferencia fácil de observar, es la disposición de los movimientos y coreografías. Coreografías que en los pueblos serranos suelen ejecutarse en uno ovarios círculos. Siendo en dicha comarca, uno de los pocos bailes populares, en los que se va cambiando constantemente de pareja. Mientras que en las poblaciones limítrofes con la provincia de Madrid, gustan más de bailarlas en hileras o filas, sin cambiar de pareja. Del mismo modo que se hace en las seguidillas de las escuelas Boleras.

      Tanto en una zona, como en la otra actualmente no se diferencian entre seguidillas Boleras o Corridas. Pues como he dicho el nombre lo toman de la localidad de origen. Sin embargo, en sendas zonas sólo se han mantenido los dos estilos anteriormente referidos. Esto es Corridas y Boleras. Además en las comarcas serranas, no siempre se bailaban las seguidillas, al formar parte del cortejo masculino en la forma tradicional de la Ronda, a las mozas. Mientras que en los pueblos de influencia madrileña son siempre piezas musicales que se acompañan con un baile o coreografía concreta.

      Especial mención merece las seguidillas que se interpretan en los pueblos de la cabecera alta del Río Tiétar. Durante  los días principales de la Semana Santa, fiesta de Quintos-carnaval y en las fiestas patronales marianas. Concretamente las de La Adrada y su comarca, y que reciben el nombre de La Ronda, el Romance o el Calvario. Se trata de una pieza compuesta de tres partes claramente diferenciables, Romance-Jota-Seguidilla, que se suceden con maestría y primor. Vallamos por partes:

      1º Parte.- El Romance o Calvario; Se trata de una serie de versos cultos, en la mayoría de los casos desvirtuados o adulterados, por la falta de ilustración y el paso de los siglos, atribuidos a la obra escrita en Sevilla por Juan de Padilla (El Cartujano, año 1.512) en su “Retablo de la vida de Cristo”. Recojo ahora el comentario que hace el insigne catedrático D. Eduardo Tejero Robledo:

      “Padilla como discípulo incondicional de Mena, lo copia en el metro. Es decir, en la copla de arte mayor, que, como es conocido, consta de dos cuartetos en versos de arte mayor con solo tres rimas, generalmente en forma abrazada, ABBA-ACCA. El número de sílabas del verso fluctúa entre diez y catorce, aunque predominan los dodecasílabos. La división del verso en dos hemistiquios con acentuación fija en las sílabas segunda y quinta le asegura un ritmo uniforme, pese a la medida variable, y a ciertas modificaciones o licencias silábicas”.

Emilia de La Adrada bailando Seguidillas Boleras
                                                                              
      También apunta muy acertadamente D. Eduardo Tejero Robledo. El carácter culto de este escritor religioso medieval y la dificultad que supuso para sociedades rurales del alto Tiétar su entendimiento. Problema que resolvieron sustituyendo las palabras más difíciles de entender, por otras conocidas. Aunque nada tuvieran que ver unas con otras. Este Calvario del Cartujano, se suele interpretar únicamente en las noches del jueves y viernes Santo. Sin que en él se incluyan otras piezas, como las jotas o las seguidillas. Al estar incluido en la liturgia religiosa exclusivamente. Y que aún se interpreta dentro de su contexto, en localidades como Piedralaves, Casaviejas, Gavilanes, Mijares, Pedro Bernardo, Villarejo del Valle, Poyales del Hoyo, Casillas… entre otras localidades. Donde sendos coros masculinos, van recitando los versos, mientras la mayor parte de los asistentes, simplemente escuchan. En algunos pueblos el Calvario se canta-reza, en el interior de los templos. Mientras que en otros se recitan en procesiones, cuyo itinerario esta ligado a los vía crucis locales. En este caso la pieza es cantada a capela, sin el acompañamiento de ningún instrumento musical, ni coreografía bailada.

      Diferente es el caso del Romance “Coronado está el Cordero” atribuido a la obra sacra que Lope de Vega escribió, allá por el año 1.614. En este caso el contexto es siempre festivo (fiestas de quintos y patronales) añadiéndose al Romance la ya mencionada jota y seguidilla. Esta Ronda, del Romance empieza a la media noche, reuniéndose los mozos y quintos, en los atrios de los templos. Dedicando la primera ”Ronda” a la “Moza Principal” de la villa o aldea (esto es a Ntra. Sta. María, a la que cantan las tres primeras coplas del Romance. Seguidamente otras tres coplas de jota, Terminando con otras tres coplas o versos de seguidillas) acompañados de guitarras, laúdes, bandurrias, rabeles, violines, calderillos, cántaros, almireces, yerros, etc. De allí y una vez “rondada la Dama Principal”, la Ronda de mozos, va recorriendo las calles y plazas principales de la villa. Rondando de igual manera a las novias y familias de los rondadores. Previo pago y permiso municipal. La Ronda termina con las primeras luces del día, momento en el que se disuelve. Para volverse a reunir al día siguiente y comer y beber juntos con el dinero sacado de la ronda, tras pagar el vino y a los guitarreros profesionales contratados apara tal efecto.

      Y del mismo modo que en el caso anterior del Calvario, en estos pueblos se trocaron algunas palabras cultas por otras más sencillas.


      2º Parte.- La jota. Del mismo modo que en el caso anterior, se suelen cantar tres coplas o versos que se intercalan entre estribillos exclusivamente instrumentales. Y que versan sobre temas religiosos o de cortejo amoroso. Y que varían de unas localidades a otras, al personalizarlas.


      3º Parte.- La Seguidilla. De igual forma que en la primera y segunda parte, se suelen cantar tres versos o coplas. A cuyo final se retorna a la segunda parte, esto es la jota, con la que se despiden. Volviendo a comenzar yendo de puerta en puerta, frente a la casa deseada. Tras previo pago por rondar ante una puerta, casa o ventana, las tres piezas de rigor. Aunque por lo general se trata de rondas musicales, destinadas al cortejo amoroso y deleite de quienes las escucha. Sin embargo durante los festejos principales la primera parte o Romance desaparece, quedando únicamente la Jota y la Seguidilla, como piezas coreográficas bailables.


¿Cómo se baila la Ronda o el Romance?

      Causalmente fue en Arenas de San Pedro donde recuperé la única coreografía de esta pieza tan representativa del sur abulense. Coreografía que aprendí de una de mis maestras Dña. Teresa Dominica Peces Gutiérrez (hermana de mi padre) La cual perteneció a la agrupación de danza tradicional local en los años 40-50 del siglo XX.

      No se trata de una coreografía puramente tradicional, pues se creó en esa fecha para representar en sus múltiples actuaciones, el folklore de Arenas de San Pedro y su comarca del Valle del Tiétar o Vera Alta castellano extremeña. Se trata de una danza nueva de corro o circular, compuesta por parejas mixtas de ambos sexos. Que recoge las formas, pasos y movimientos más puros y tradicionales del sentir serrano.


1º Parte. El Romance: 
     
      Dispuestas las parejas en uno o varios corros, situándose las bailadoras a la derecha de los bailadores, moviéndose en la dirección contraria a las agujas del reloj, esto es hacía la derecha (como es costumbre en todas las danzas de corro tradicionales de esta comarca). Disponiéndose todos los participantes de la danza en dicha dirección. Tiene dos partes; el estribillo o mudanza instrumental. Y la estrofa o contradanza cantada. Paso del estribillo o mudanza: Comenzando todos los participantes con el pié derecho, se ejecuta el paso llamado de “Cruz”. Esto es:

      A.- Teniendo el peso del cuerpo sobre el pie izquierdo, con la punta del pie derecho se abre y puntea en tres tiempos, hacia la derecha, de frente y hacia la izquierda en el sitio.

      B.- En otros tres tiempos se avanza de frete, derecho-izquierdo-derecho. Y en el sitio en otros tres tiempos se hace un balanceo apoyando el pie izquierdo atrás, derecho en el sitio (a modo de bisagra), volviendo a avanzar con el pie derecho, dejando libre el pie izquierdo.

      C.- Retrocediendo y girando por la izquierda, hacia la situación inicial en cuatro tiempos derecho-izquierdo-derecho. Izquierdo. Dejando libre el pie derecho.


      Paso de la estrofa o contradanza: Con el pie derecho por delante se enlaza con el primer paso de bolero o seguidilla (Cherquésia) repitiéndose dicho paso ocho veces. Al noveno tiempo se gira por la izquierda en cuatro tiempos (derecho-izquierdo-derecho-izquierdo) y cerramos o juntamos los pies para enlazarlo con la primera parte o estribillo.

      Toda esta primera parte de la Ronda o Romance se repite tres veces. En el último giro de la estrofa final, las bailadoras giran una vuelta completa y media más, quedando las parejas enfrentadas, para enlazar la danza con la segunda parte, la Jota.

Pilar de La Adrada bailando Seguidillas Serranas del Valle "del Tiétar"
                                                                             


2º Parte la Jota.
    
      Esta Jota carece de estribillos, enlazándose sin interrupción las tres coplas de las que se compone, con sus respectivos pasos “Arrastrados”. Empezando los hombres con el pie derecho y las damas con el izquierdo, para bailar “a Espejo”) Para enlazar esta parte con la anterior se marca un tiempo en el sitio, los hombres con el pie derecho, dejando el izquierdo libre y las damas con el izquierdo, dejando el pie derecho libre, para realizar el primer paso arrastrao.

      A.- Primer paso. 1º Arrastrao. Los hombres; izquierdo-derecho-izquierdo-y derecho al aire. Y las damas, derecho-izquierdo-derecho-e izquierdo al aire. Todo esto se repite 12 veces o tiempos (empezando todos los participantes el movimiento hacía el centro del corro)

      B.- Segundo paso. 2º Arrastrao. Esto es, tres estribillos y primer paso arrastrado, empezando los hombres con el pie derecho, dejando el pie izquierdo libre, y desplazándose primero hacia su derecha y las damas con el pie izquierdo hacia su izquierda, dejando el pie derecho libre (o lo que es igual hacia el centro del corro, en espejo). Repitiéndole este segundo paso seis veces o tiempos.

      C.- tercer paso. 3º Arrastrao. Es igual que el segundo paso Arrastrao, pero al terminar los tres estribillos, el arrastrao se gira dando una vuelta completa. Los hombres empiezan con su pie izquierdo y las damas con el derecho, girando la primera vuelta hacia el exterior del corro. Y repitiendo dicho paso otras seis veces, a cuya vuelta final, las parejas quedan enfrentadas y sin moverse un tiempo, que sirve para enlazarlo con la tercera y última parte de esta danza, que no es otra más que una seguidilla.


Tercera parte. La Seguidilla.
     
      Tiene dos partes bien diferenciadas, a modo de estribillo instrumental y estrofa cantada.

      Estribillos; Enfrentadas o “careadas” las parejas ejecutan el primer paso de Seguidilla Simple, normal o Cherquésia de frente, comenzando todos y todas con el pié derecho. Repitiéndolo cuatro veces o tiempos. (Empezando con la pareja-contra pareja-pareja-contra pareja) Las damas girando “mirando” al centro del corro, y los hombres hacia el exterior.

      Estrofas; mirándose las parejas o “careadas” y contra-espejo, se enlaza sin pararse en ningún momento con el paso de seguidilla simple con la pareja (empezando el primer movimiento los hombres hacia el interior del corro y las damas hacia el exterior) repitiéndose ocho veces.

      Toda esta tercera parte se repite, como en los casos anteriores, tres veces. La última estrofa suele adornarse con una palmada alternativa, cada vez que los bailadores y bailadoras entran dentro del corro. Dando un a palmada o aplauso todos juntos al finalizar la danza. Quedando todos los participantes al final quietos, con los brazos en alto, en un elegante y tradicional “Bienparao” durante unos instantes.


Grupo Alfoz de La Adrada bailando la Ronda del Valle o el Romance, Jota y Seguidilla.
                                                                              
Modo más sencillo de bailar las Seguidillas Corridas:

      Tienen dos partes a modo de estribillo instrumental y estrofa cantada. Y se baila en uno ovarios corros, enfrentadas o careadas las parejas (situándose las damas a la derecha de los caballeros) comenzando todos los participantes con sus respectivos pies derechos, (a contra-espejo) las damas girando hacia el interior del corro y los caballeros hacia el exterior.

      1º Parte.- Estribillo instrumental: Comienzan los participantes con el primer paso de Seguidilla Simple o Cherquésia de frente, repitiéndolo ocho tiempos o veces (pareja-contrapareja-pareja-contrapareja-pareja-contrapareja-pareja-contraparela-pareja-contrapareja-pareja-contrapareja-pareja-contrapareja-pareja-contrapareja).

      2º Parte.- Estrofa cantada: Se empieza con el primer paso de Seguidilla simple o Cherquésia, careadas las parejas (caballeros hacia el centro del corro, damas hacia el exterior en el primer movimiento)  repitiéndose este paso como en el caso anterior ocho veces o tiempos. En algunas ocasiones al sexto tiempo de esta segunda parte o estrofa, se cambia de pareja, cruzándose y avanzando de frente en dos tiempos (caballeros por el interior del corro, damas por el exterior).

      Todo esto se va alternando tantas veces como coplas y estribillos tenga la pieza a interpretar.


Modo más sencillo de bailar las Seguidillas Boleras;

      Del mismo modo que en el caso de las Seguidillas Corridas, las Boleras comienzan tanto las damas como los caballeros, con sus respectivos pies derechos (a contra-espejo) Añadiendo un cruce o “galanteo” lento y elegante, inicial, que sirve para mudar de puesto o sitio a los y las participantes, antes de empezar la danza propiamente dicha, a modo de “entradilla” o estribillo. Sin embargo en el caso de las Seguidillas Boleras la disposición de los y las bailadoras suele ser generalmente en hileras o filas o cuadros. (Rara vez se bailan en corros).

      1º Parte: La “Entradilla o Galanteo” instrumental. Situadas las parejas en sendas filas encaradas (una de damas y otra de caballeros) andando con gracia y elegancia, se mudan de sitio, ocupando el opuesto, en seis tiempos (derecho-izquierdo-derecho-izquierdo-derecho-izquierdo) quedando con la punta del pie izquierdo unos frente a las otras, en posición graciosa y elegante. Sin parar se enlaza con un giro completo en cinco tiempos, por la izquierda.

      2º Parte: La Estrofa cantada. Con el pie derecho se hace el primer paso de Seguidilla simple o Cherquésia dos veces o tiempos, cruzándose al lugar opuesto en cuatro tiempos (izquierdo-derecho-izquierdo-derecho). Una vez mudados de sitio los y las participantes, se repite de igual modo que en el caso anterior, esto es dos pasos Simples de Seguidillas o Cherquésias y cruce en cuatro tiempos, volviendo a mudarse al lugar opuesto. Y se vuelve a repetir una tercera y última vez más haciendo una sola vez el paso de la Cherquésia hacia la izquierda (derecho-izquierdo-derecho). Quedando todos y todas quietos unos instantes en actitud de “Bienparao”, con los brazos en alto. Acto seguido se da un giro o vuelta completa y rápida en dos tiempos (izquierdo-derecho). Para enlazar y retornar a la primera parte o “Galanteo”. Todo esto se repite tantas veces como coplas y “entradillas” tenga la pieza a ejecutar.

      En otras ocasiones se pueden intercalar los diferentes pasos de las escuelas tradicionales boleras de las que se nutre el repertorio Serrano del sur de Gredos.  Pasos que varían dependiendo de la localidad y que suelen ser más complicados que la formula anteriormente propuesta.
a lágrima viva.

La Ronda de Piedralaves.- (Romance, Jota y Seguidilla)

1º Parte. El Romance.
Coronado esta el cordero, no de perlas ni zafiros,
                                                    ni de claveles ni flores.
                                  Ni de claveles ni flores, si no de juncos marinos.
                                                    Su Santísimo cerebro.
                                    Su Santísimo cerebro, lo traspasa el atrevido,
                                                  para Santo y bien hallado.

      Aunque solo se suelen cantar las tres primeras coplas, paso a escribir el romance completo, según lo escribió Lope de Vega.

 Coronado está el cordero, no de perlas ni zafiros,
                                    no de claveles ni rosas, sino de juncos espinos.
                                     Su santísimo cerebro, le traspasan atrevidos,
                              frutos que nos dió la tierra, desde que Dios la maldijo,
                                Más lo que causa dolor, es ver que se hayan subido,
                                  desde las plantas de Adán, a la cabeza de Cristo.
                                      De zarzas está cercado, aquel soberano trigo,
                                que el Espíritu de Dios, sembró en el campo virgíneo.
                                    Entre las espinas verdes, para mayor sacrificio.
                                    el cordero de Abraham, está esperando cuchillo.
                                     Y las damas de Sión, al rey Salomon han visto,
                                       en el día de sus bodas, coronado de jacintos.
                                    Ay divino Dios de amor, Cupido Santo Cupido,
                                  de aquellas infames bocas, más fieras que basiliscos.
                                  Venda os ponen en los ojos, que quieren rey infinito,
                                  que seáis Jesús vendado, pues fuisteis Jesús vendido.
                                    Para daros golpes fieros, os cubren porque imagino,
                                  que como sois tan hermoso, no se atreven sin cubriros.
                               Los hombres Señor os ciegan, que piensan que sus delitos,
                                No verá quien siendo Dios, ve los pensamientos mismos.
                                      para daros bofetones, el hombre os hace adivino,
                                  Pues dicen que adivinéis, las manos que os han herido.
                                     yo he sido dulce Jesús, yo he sido dulce bien mío,
                                   Quién en vos puso las manos, con mis locos desatinos.
                                     yo soy por quién os arrancan, esos cabellos benditos,
                                    Que diera el cielo por ello, todos sus diamantes ricos.
                                       si viera dulce Jesús, La Virgen que cuando niño,
                                        Los peinaba y regalaba, arrancallos y escupillos.
                                    más que cabellos os quitan, diera tan tiernos suspiros,
                                    Que los ángeles lloraran, y temblara el cielo empíreo.
                                        una vez os vio la esposa, como las rosas y lirios,
                                           A sus puertas con el alba, coronado de rocío.
                                     cómo llamaréis ahora, al alma que está en sus vicios,
                                       Lleno de sangre que corre, sobre los ojos divinos.
                                         cómo podrá responderos, ni dejará de seguiros,
                                  Si estáis de sangre cubierto, porque tiene los pies limpios.
                                    Llorad alma que los ojos, que han de miraros benignos,
                                   sangriento eclipse padecen, que en el sol muestra castigo.
                                   Mirad que quieren sacarlo, y que dice el pueblo a gritos,
                                  muera Jesús, viva el hombre, con mil hurtos y homicidios.
                                      No seáis tan dura fiera, que entre tantos enemigos,
                                    pidáis que viva un ladrón, y que de la muerte a Cristo.

2º Parte. La Jota.

Quien ha sido el atrevido, que el Romance me ha cortado.
                                Como si fuera una lanza, y el corazón me ha pasado.

Mañana por la mañana, levántate la primera,
                                 Y en tu ventana verás, un ramo de hierba buena.

En el cuarto donde duermes, hay un almendro florido,
                               Tus cabellos son las ramas, yo cantando me despido.


3º Parte. La Seguidilla.

    Los de tu mano, ya no se laman dedos,
                             los de tu mano. Que se llaman claveles, cinco en un ramo.

De la reguera. Como vives enfrente,
                                  de la reguera, pareces clavellina, de primavera.

        No para siempre, y adiós que me voy niña,
                                          no para siempre, que mañana por la noche,
                                                 volveré a verte. Y adiós, adiós.


Angelita, Silvia y Daniel Peces bailando Segudillas Manchegas
                                                                                
Otras seguidillas:


 Seguidillas Chambergas; Se distinguen por la adición de tres pareados, compuesto por un verso trisílabo, con diferente asonancia en cada pareado.

Seguidillos Gitanas; Se trata de otra variante en la que el primero y segundo versos son hexasílabos, el tercero endecasílabo o decasílabo y el cuarto hexasílabo.

Seguidilla Real;  En este caso la rima es asonante en los versos pares, siendo el primer y tercer versos decasílabos, y el segundo y el cuarto hexasílabos.

Seguidillas Boleras; No difieren más que en el tempo y ritmo abolerado o lento, de las Seguidillas boleras tradicionales.

Seguidillas Manchegas; Reciben este nombre por ser creación de dicha región castellano manchega y de las que existen gran cantidad de variantes locales, siendo en esta región el baile más representativo y querido.

Silvia y Angelita de La Adrada bailando Segudillas Corridas.
                                                                                  


Daniel F. Peces Ayuso, Arenas de San Pedro a 25 de enero de 2008
         

1 comentario:

  1. Muchísimas gracias por las toneladas de sabiduría que nos ofrece en esta página, voy a ver si despacito me voy empapando de nuestra cultura pasando por aquí de vez en cuando.

    ResponderEliminar